La impotancia del juego libre

juego-libre

La importancia del juego libre

En el juego libre, a diferencia del juego estructurado, es el niño el que decide cómo, qué y con quién quiere jugar, establece las reglas, elige los materiales y decide el final del juego. A través del juego, el niño se comprende a sí mismo, y también el mundo que lo rodea, además de desarrollar habilidades tales como la creatividad, imaginación y solución de problemas. De esta forma, construye su propia identidad y aprende a relacionarse con los demás.

 

El niño desarrolla autoestima y confianza

Dentro del juego libre, el niño manipula objetos y también explora su propio cuerpo, es su propio guía de aprendizaje, ya que su curiosidad e instinto innato le permiten actuar sin imposiciones. A su vez, la compañía del adulto juega un papel fundamental, ya que le proporciona unas bases emocionales fuertes, autoestima y confianza.

 

¿Por qué es tan crucial el papel del adulto?

El adulto es quien brinda el espacio adecuado, selecciona el material acorde a la etapa evolutiva por la que el niño está pasando y da la seguridad necesaria para que se desarrolle el juego de forma libre y espontánea.

En Papallona, además de cuidar todos estos aspectos, la observación es una de las claves de nuestro trabajo, pues gracias a ella, establecemos los límites y las normas que tan fundamentales son para los niños, a la vez que nos adaptamos al desarrollo individual de cada uno de ellos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *